Tienes que creer – Predica Domingo 4 de octubre, 2009

Pastora Diomaris Espejo:

Texto Clave: 2 Reyes 4. Hablando de Fe, hablando del Dios proveedor.

Este es un año de Fe, este es un año para creerle al Señor, para saber que Dios es más poderoso que las circunstancias, que Dios es más poderoso aún que nuestra incapacidad, nuestros errores, nuestros defectos, nuestros pecados. La Fe vence, la Fe hace que se muevan montañas, la Fe quita los obstáculos, la Fe es la gasolina que hace posible el mover el vehículo del hijo o la hija de Dios.

La Fe es el combustible, la Fe es lo que hace posible todo lo demás. Está la Biblia, está el sistema de alabanza de la Iglesia, están los programas de la Congregación, están las declaraciones de Dios en su Palabra y las promesas para sus hijos. Todo eso es como un carro, es como el guía, los asientos, el motor, la transmisión, el muffler del carro y todos los demás componentes de un carro.

¿Pero qué pasa si usted no tiene gasolina en el carro?

Elementos de Fe que nos van a ayudar a ser gente, precisamente, de Fe.

1. Clamar en nuestro tiempo de necesidad. Capítulo 4, Versículo 1 dice, “UNA MUJER, DE LAS MUJERES DE LOS HIJOS DE LOS PROFETAS, CLAMÓ A ELISEO” -digan todos ‘clamó’, muy importante. Clamar al Señor en nuestro tiempo de necesidad. “Clamó a Eliseo” -hay está Fe, se requiere Fe para uno clamarle a Dios.

Clamar es una palabra intensa, urgente, deliberada, agresiva. Muchas de nuestras oraciones son oraciones pasivas, genéricas, generales, ahí de paso, rápido porque tenemos otras cosas más importantes que hacer.

Pero clamar es gritarle a Dios como Bartimeo le clamó a Jesús cuando Él pasaba cerca de él y dijo: “Jesús, Señor, hijo de David, ten misericordia de mí” Marcos 10:46.

Es clamarle a Dios, es atreverse uno, es llevar la petición al rojo vivo. Es la petición del amigo a media noche -que también discutimos- que con la urgencia que tiene de no quedar en vergüenza con sus visitantes, le toca y le toca ahí a su vecino para que le de esa tacita de azúcar que necesita y esas tres cucharaditas de café para darle a la gente que ha llegado imprevistamente.

Lucas 11: 5-9

Clamar: Es la fe de la mujer siro-fenicia Mc 7, 24-30

La mujer con el flujo de sangre Luc. 8:43

Es la fe de los amigos que traen a su amigo paralítico en su lecho y rompen el techo Marcos 2: 3-5

2. Enfrentar a los acreedores 1 Rey 4: Vers 1b diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. Note “tu siervo” dos veces. “Qué tu siervo era temeroso de Jehová y ha venido el acreedor”…

Acreedor Es la persona que viene a cobrarte a ti, no el que cree, es el que cree que tú le debes dinero y viene a pedirte ese dinero. Hay una diferencia entre acreedor y creyente muy grande. Este acreedor no era fácil. Él quiere llevarse dos hijos de esta pobre mujer como esclavos por lo que le debían. “Y Eliseo le dijo: ‘¿Qué te haré yo?'”

representan ese aspecto duro de la vida, la vida en todo su peso en su demanda de nosotros, que nos desgasta que pide algo de nosotros. Es la parte dura de la existencia humana, es la necesidad del ser humano.

Vers 2: 2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Recuerdan esa pregunta cuando viene Bartimeo a Jesús con el bastón… el pobre hombre viene con el bastón… evidentemente está ciego y el Señor le dice, “¿qué tú quieres que yo te haga?” Y Bartimeo le dice, “qué me sanes, que me des la vista”.¿Por qué le preguntó Jesús ‘¿qué quieres que te haga? Porque al Señor le gusta oír de nuestra boca lo que nosotros necesitamos.

3. Definir cuales son tus necesidades especificas Vers 2b Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite.

Santiago 4

Ella dijo: “Tu sierva ninguna cosas tiene en casa”. Pero en el momento se le prendió la bombilla, “pero una cosa si tengo, una vasija de aceite”.

4. Actuar y ver las cosas que no son como si fuesen Vers 3 El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas..

5. Encerrarnos a buscar la presencia de Dios Vers 4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte.

6. Cobrar animo Vers 5-6  5Y se fue la mujer y cerró la puerta, encerrándose ella y sus hijos. Y ellos le traían las vasijas y ella echaba del aceite. Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo ‘Tráeme aún otras vasijas’. 6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite.

7. Tenemos que testificar el milagro de Dios en nosotros Vers 7 7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede. …”

Mucha gente recibe milagros y se quedan callados y entonces se quedan ellos con el gozo y no lo comparte con otros. Si Dios hace un milagro en tu vida, mira, testifica, déjale saber a otros.

Hermanos, aprendamos a orar, aprendamos a clamar a Dios, aprendamos a ser gente de Oración. no debemos esperar a que tengamos al enemigo encima de nosotros para entonces clamar. No debemos esperar que tengamos el agua al cuello, para entonces buscar de Dios.

Yo les animo más bien a vivir una vida de oración continua. Una vida de higiene espiritual donde usted siempre esta trayendo sus necesidades delante de Dios y las esta haciendo proactivamente.

Tenemos que estar orando proactivamente (práctico, productivo) presentando nuestras necesidades continuamente. Yo creo mucho en la oración proactiva. No ore cuando usted tenga el problema de salud y Gloria a Dios. Si es lo único que puede hacer, hágalo en el momento, pero ore por salud en su cuerpo siempre. Bendiga su cuerpo, declare sanidad sobre su sistema conductivo, sus venas, su corazón. Declare sanidad sobre su sistema digestivo, sus huesos, declare mi cuerpo esta sano. Visualice sanidad, todos los días declare la sanidad de Dios en su vida. No espere a tener que pelear.

Ore por sus finanzas cada día, bendiga sus finanzas. No espere de nuevo hasta que este con el problema financiero. Pídale al Señor todos los días “Padre bendice mis finanzas. Yo declaro tu provisión”. La oración es clave el clamor a Dios.

Ahora cuando viene la necesidad cuando viene la crisis, dice la palabra, ‘por nada estéis afanosos, si no sean conocidas vuestras peticiones en toda oración y ruego delante de Dios’. Filipenses 4:6,

Cuando viene la necesidad, clame a Dios, en vez de afanar… Orar.

Y esto fue lo que hizo esta mujer, ella fue a la fuente, fue al profeta y le pidió. ¡Y qué lindo es su manera de presentar sus necesidades! Dice, “Tu siervo era temeroso de Jehová y a venido el acreedor para tomarse a mis hijos” ¿No? Y tu siervo mi marido ha muerto.

0 Responses to “Tienes que creer – Predica Domingo 4 de octubre, 2009”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: